EMANAR SENTIMIENTOS ES CRECER EN LA TERNURA DEL TIEMPO.

EMANAR SENTIMIENTOS ES CRECER EN LA TERNURA DEL TIEMPO.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

RESPALDE MIS PÉTALOS...



Respalde mis pétalos
en el tronco firme
de tu presencia,
temiendo al otoño
arrasador de primaveras.
Respaldé mis pétalos
en la fiel esperanza de resistir
a la
 cáustica mañana del olvido.

Fotografia: Rosa María Milleiro

11 comentarios:

  1. Preciosos versos, así como esa fotografía tan bien lograda que se puede ver la sensibilidad manifiesta en el poema. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas palabras, te hacen pasear por un jardín de imaginación, la foto es preciosa.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. Amiga Rosa María;el olvido es la tumba de todo sentimiento, así es.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo poema !!! Para mi el olvido es como una flor sin pétalos. Permanece ahí, presente pero sin la belleza del momento.. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Los buenos recuerdos saben permanecer aunque la mañana venga ácida y quemosa... el respaldo es tu mejor acto.
    Estupendas letras.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  6. Esos Pétalos esperando el Otoño y su color ocre. Ese olvido que nos rodea y que intenta marchitar nuestra memoria.
    Maravillosos Versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esos petalos se pondran también bellos cuando los inunden los colores del otoño. A pesar el olvido los buenos recuerdos siempre perduraran en la memoria.
    un besote

    ResponderEliminar
  8. Excelente poema!
    Los pétalos como la vida misma necesitan respaldarse ante los cambios; la preparación, la firmeza y la confianza nos afirman en el seguir el curso de la vida.
    Un abrazo Rosa Ma.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito Rosa María, esos pétalos son los buenos momentos que da la vida. Me ha encantado tu poesía amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Precioso poema, amiga Rosa María. Ni el más crudo invierno, menos el otoño, podrá destruír los suaves pétalos del alma, cuando anidan en ella pensamientos y sentires hermosos y positivos.

    Besos. María

    ResponderEliminar

Os agradezco vuestros comentario y visitas a mi blog
Rosa María Milleiro